17
Dic 17

                                                   

EDITORIAL

Seguimos adelante un número más, con los ojos del niño que descubre el mundo. Ojos que encuentran gente maravillosa y no dejan de sorprenderse por esos adultos que aún construyen “castillos en el aire”, “luchan contra dragones”, “prestan su fuerza a los que no la tienen”, “pintan el cielo de colores o de sonidos”. Los esperanzados en un futuro mejor, los que creen en el ser humano y en sus infinitas posibilidades. Los que sienten. Los guerreros sin
espada y hasta sin caballo, con la armadura a veces desgastada de tantas batallas, a la que vuelven a sacar brillo con una sonrisa…porque en definitiva, ganan cada día su libertad a pesar de las condiciones. Nos vamos encontrando. En la intención de los que apoyan, en las entrevistas a quienes siempre han dado, en la mirada de quien nos lee. Un orgullo si este medio sirve para conectarnos a todos, de alguna forma.
Así que continuamos en el camino. Paso a paso. Porque fundamentalmente nos gusta lo que hacemos. Es apostar por un SÍ dentro de tanto NO. Es erradicar el temor (ese con el que nos
bombardean cada día) y optar por la alegría. Porque cuando sacamos un poco la cabeza, nos damos cuenta de que sí somos los dueños de nuestros destinos y de que la realidad será, según lo que hagamos con ella.
Como decía Silo en el libro “Humanizar la Tierra”: “Nombrador de mil nombres, hacedor de sentido, transformador del mundo… tus padres y los padres de tus padres se continúan en ti. No eres un bólido que cae, sino una brillante saeta que vuela hacia los cielos. Eres el sentido del mundo y cuando aclaras tu sentido, iluminas la tierra…”
El deseo de que cada cual encuentre su sentido, que recuerde cada día “quién es”, de verdad y en esencia. Que no olvide a dónde quiere ir. Porque a pesar de las dificultades, de que no todo depende de nosotros, creemos en esos versos con los que termina el poema de W.E. Henley; los mismos que leía Nelson Mandela en su cautiverio: “Ya no importa cuán recto haya sido el camino, ni cuantos castigos lleve a la espalda: Soy el dueño de mi destino, soy el capitán de mi alma”

Paz, Fuerza y Alegría, para todos.

 

 

 

 

Haznos llegar tus opiniones y artículos a: sermasmagazine@gmail.com o llama y deja tu mensaje: 928 076 304