4
Nov 18

Cueva de Tara

https://www.flickr.com/photos/cabildodegrancanaria/albums/72157699743283752/with/31757901438/

El Cabildo prevé adquirir la extraordinaria Cueva de Tara tras descubrirse que es un fabuloso calendario astronómico aborigen de Gran Canaria

 

  • Los faycanes lograron que la luz del sol entre hasta el fondo de una gran oquedad cada equinoccio para representar la fecundación de la madre tierra
  • Se trata del calendario oficial del Guanartemato de Telde, el segundo reino aborigen grancanario junto al de Gáldar, donde está Risco Caído
  • El haz de luz de Tara aún tiene que desvelar su auténtica forma, pues la claraboya ha acumulado piedras que serán retiradas
  • El arqueólogo que la descubrió prevé confirmar que también entra la luna llena como en Risco Caído
  • Que sea patrimonio público, estudiarla y conservarla, objetivos del Cabildo

 

El extraordinario descubrimiento de que la Cueva de Tara es en realidad un calendario astronómico aborigen porque su enorme oquedad interior que no es más que la entrada a las entrañas de la madre tierra, que es fecundada con precisión por el sol cada equinoccio de primavera y otoño, ha enriquecido aún más el rico patrimonio arqueológico de Gran Canaria, cuyo Cabildo prevé adquirir esta fabulosa caverna para estudiarla, conservarla y devolverle la magnificencia de la que gozó como templo del Guanartemato de Telde.

 

La Cueva de Risco Caído va camino de convertirse en Patrimonio de la Humanidad, pero solo era cuestión de tiempo que fuera hallado un segundo templo en Gran Canaria, que en época de los aborígenes estaba dividida en dos reinos, el de Gáldar, al que pertenece Risco Caído, y el de Telde, donde ahora ha sido descubierto el auténtico valor de esta caverna que fue comprada hace una docena de años por la familia Verde, cuyo patriarca se dio cuenta de que aquella belleza no era fruto de la casualidad.

No era posible saber el significado tenía aquella oquedad, la entrada de la luz por lo que parecía una claraboya, ni las cazoletas del suelo, que hoy se sabe que son signo inequívoco de lugar sagrado y de rituales aborígenes, pero la familia sí intuyó que debía ser una herencia aborigen muy valiosa. Por eso la adquirió, sacó los cuatro camiones de residuos que la inundaban y la cerró con verja  para protegerla.

 

Y es que el espacio ha pasado por diversidad de etapas, como muchas del barrio de Tara y del resto de Gran Canaria, no en vano no han dejado de ser usadas desde los aborígenes hasta la actualidad y son muy apreciadas por la temperatura tan idónea que ofrecen en invierno y verano.

 

Esta Cueva de Tara, por ejemplo, fue alpendre, pajar, ermita y hasta basurero, tantos residuos acumuló  que cuando la familia Verde la adquirió se podía acceder caminando a la gran vulva que representa la oquedad y que en realidad está a tres metros del suelo de la cueva principal.

 

El arqueólogo Julio Cuenca, descubridor de Risco Caído, ya conocía esta caverna desde los ochenta y tampoco la pudo interpretar en su dimensión arqueológica, fue precisamente con los hallazgos de Risco Caído cuando la miró con otros ojos y ha estado cuatro años acudiendo cada equinoccio y solsticio y ya no tiene duda de que se trata del calendario oficial de la población con su perfecta entrada vertical cada equinoccio y por los lados cada solsticio, lo que diferencia el de verano e invierno.

 

Se trata de un calendario perfecto, el conocimiento que tenían los aborígenes, en este caso los faycanes, a quien atribuye su construcción, para meter la luz de los astros en el interior de una cueva era de tal calibre que resulta casi inexplicable, aunque desde luego no deja duda de la precisión de su cómputo del tiempo, fundamental para la agricultura, su sustento de vida.

 

Este calendario es mucho más exacto que cualquier calendario exterior porque la perspectiva puede engañar, pero en una cueva no hay efecto óptico que mienta, si el sol entra hasta el fondo de la cavidad y simbólicamente fecunda la tierra, ese extraordinario fenómeno marca sin lugar a dudas el inicio primavera y de otoño, los dos momentos del año en los que el día y la noche duran exactamente lo mismo.

 

El presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, anunció junto al consejero de Cultura, Carlos Ruíz, y la alcaldesa de Telde, Carmen Hernández, que la Institución insular ya está en conversación con la propiedad para adquirir la cueva para que sea patrimonio público y que la disposición de la familia que la ha cuidado es absoluta. El espacio será estudiado y monotorizado y en cuanto los arqueólogos presenten su proyecto e informe de necesidades, será dotado económicamente, pues este hallazgo es de indudable valor.

 

Será a partir de los estudios científicos cuando se pueda determinar el recorrido de la luz, las formas que adopta y la secuencia que dibuja a lo largo del año, pues los doce meses entra luz y está por confirmar, y Cuenca cuenta con que así será, si también entra la luna llena como en Risco Caído, un templo que ya ha sido calificado como único en las 100.000 islas del planeta.

 

La Cueva de Tara, cuyo haz de luz aún tiene que desvelar su auténtica forma, pues el tiempo ha cubierto parte del orificio de tierra y piedras, es aún más antigua que la de Risco Caído y su arquitectura, más rústica, también deja sin aliento y promete desvelar importantes secretos

15
Jul 18

IV Campus de Arqueología Cueva Pintada

Una decena de alumnas y alumnos de seis universidades españolas participan en el IV Campus de Arqueología Cueva Pintada

  • Comienza el lunes, 16 de julio, a las 09.00 horas, e incluye trabajo de campo y laboratorio, así como seminarios impartidos por especialistas en distintas disciplinas vinculadas con la arqueología
  • Las salidas de campo para conocer la riqueza arqueológica de Gran Canaria completan el programa

 

Un total de diez alumnas y alumnos pertenecientes a seis universidades y centros de estudio de distintos puntos de España participarán a partir del lunes 16 de julio, y hasta el sábado día 28 del mismo mes, en el IV Campus Arqueología que organizan el Museo y Parque Arqueológico Cueva Pintada y la Universidad de Castilla-La Mancha.

En esta ocasión tomarán parte en esta actividad formativa del centro dependiente de la Consejería de Cultura del Cabildo de Gran Canaria un alumnado que se forman, o se han formado, en las universidades de Castilla-La Mancha, Juan Carlos I de Madrid, Almería, Granada, La Laguna y Las Palmas de Gran Canaria.

Este grupo de estudiantes ha cubierto el cupo previsto para una cita que cumple su cuarta edición y tendrán la ocasión de vivir una experiencia formativa en un centro que custodia uno de los yacimientos prehispánicos más importantes de Canarias, al margen de la activa y continuada labor de conservación, investigación y difusión de dicho patrimonio que lleva a cabo.

Durante su estancia alternarán el trabajo de campo con las sesiones de laboratorio consagradas a la limpieza, clasificación e inventario de los materiales recuperados. Además, complementarán su formación con la asistencia a distintos seminarios donde especialistas en el estudio de las evidencias arqueológicas de diversa naturaleza abordarán las metodologías necesarias para su estudio.

El IV Campus de Arqueología Cueva Pintada cuenta con la colaboración de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, el Servicio de Cultura y Patrimonio Histórico de la Consejería de Cultura del Cabildo de Gran Canaria, Arqueocanaria, el Ayuntamiento de Gáldar y la Residencia Escolar Manuel Sosa Hernández del Gobierno de Canarias.

Esta cuarta cita certifica que se ha consolidado la aspiración de convertir al Museo y Parque Arqueológico Cueva Pintada en un espacio para la enseñanza y el aprendizaje de las técnicas y las disciplinas que conforman el trabajo arqueológico con el atractivo que supone hacerlo sobre los cinco mil metros recuperados del antiguo Agáldar, espacio que saca a la luz vestigios datados entre los siglos VII y XVI.

El programa de actividades se abre oficialmente el lunes a las 09.00 horas. Los contenidos teóricos impartidos a lo largo de estas dos semanas se distribuyen en diversos apartados. La directora del museo, Carmen Gloria Rodríguez, el conservador del espacio, José Ignacio Sáenz, y el profesor de Prehistoria de la Universidad de Castilla La Mancha, Jorge Onrubia dirigirán la sección que aborda el Agáldar prehispánico y colonial y las explicaciones,  alrededor del propio museo y parque arqueológico.

Las personas que participan en este campus recibirán instrucción teórica y práctica en el terreno de la metodología arqueológica y la restauración de estructuras y materiales arqueológicos tanto en el terreno campo como en el laboratorio.

Además, distintos profesores y profesoras de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, de la Universidad de Valencia y de la Universidad de Castilla-La Mancha ofrecerán al alumnado claves sobre estudios especializados como los de arqueozología, arqueobotánica, los materiales coloniales, las industrias líticas talladas y pulimentadas.

Este año tendrán la oportunidad de recibir una charla sobre técnicas aplicadas al estudio de las manifestaciones rupestres, concretamente sobre la datación absoluta de los registros gráficos prehistóricos, la documentación de arte rupestre basada en procedimientos digitales, y el estudio arqueométrico del arte rupestre.

Dado que hay estudiantes que acuden por primera vez la isla y no conocen las peculiaridades de los contextos arqueológicos grancanarios, también se realizan visitas al Cenobio de Valerón (en virtud de la colaboración de Arqueocanaria) y a otros espacios de alto interés patrimonial de la mano del inspector de Patrimonio Histórico, Javier Velasco.