17
Dic 17

Mujeres en la historia que lucharon, que fueron invisibilizadas… Mujeres que alzaron su voz, mujeres a las que silenciaron. Mujeres que se pusieron en pie ante la injusticia o que la combatieron en humildes actos. Hoy recordamos a todas. A las que no pudieron votar, a las que consiguieron el voto. A las que no tuvieron la oportunidad de estudiar y a las que lograron hacerlo, en una sociedad plagada de creencia machistas. A las que jugaron con muñecas o con coches. A las que tuvieron hijos y a las que optaron por no tenerlos. A las sostenedoras de las familias o de su comunidad. A las brujas, las sabias, las herejes… las miles que fueron quemadas por la inquisición y no son reconocidas. Las desaparecidas, las maltratadas, las violentadas… las rebeldes, las que cayeron en cuenta de lo que valen.
No vamos en contra de nadie. No queremos un mundo con los mismos valores pero al revés. Queremos un mundo donde se reconozca la injusticia ejercida durante miles de años, para que no se vuelva a repetir. Para que no se olvide. No buscamos perdonar sino reconciliar. No buscamos el desquite sino un nuevo ser humano. Un ser humano pleno, que nos abarque a todos. Un ser humano donde lo esencial no entienda de sexos, ni de razas, ni de credos… Un ser humano no violento, no discriminatorio; sólo inclusivo, compasivo, luminoso…
Por una humanidad de tod@s y para tod@s, de iguales oportunidades e iguales derechos, donde ya no haga falta decir estas cosas por sabidas y por entendidas.
Mientras tanto, el deseo de que se resquebrajen las antiguas creencias y los antiguos temores, para que una nueva sensibilidad se abra paso. Esa misma, que en el corazón de las nuevas generaciones, transformará el mundo.