11
Mar 18

El Cabildo presenta el resultado del sondeo subacuático realizado en El Burrero

Los trabajos en la quinta campaña desarrollada alrededor del pecio hundido hace casi tres siglos  recuperan restos de pipas cerámicas, cubertería y piedras de sílex, entre otros objetos

De izq a dcha José Guillén Chani Ramos Juan Díaz Josué Mora y Carlos Ruiz

El Cabildo de Gran Canaria ha presentado los resultados de la última intervención arqueológica subacuática llevada durante los pasados meses de enero y febrero en las aguas de la playa de El Burrero, en la costa del municipio de Ingenio, bajo las que reposa, a escasos treinta metros de la orilla, una embarcación histórica del siglo XVIII.

El consejero de Cultura, Carlos Ruiz, acompañado del alcalde de Ingenio, Juan Díaz, y su concejal de Playas, Chani Ramos, visitaron en la mañana de hoy las dependencias de la sede del Club Náutico de El Burrero en el que están depositados algunos de los restos recuperados de este pecio hundido hace casi tres siglos y descubierto en 1962 por el buceador Tomás Cruz.

En el transcurso de la quinta campaña que se desarrolla en este pecio, un equipo de tres personas dirigido por el arqueólogo sevillano especializado en intervenciones subacuáticas, Josué Mata Mora, invirtió un total de 120 horas de inmersión con la finalidad de delimitar sus restos y analizar el estado de conservación del maderamen que se había documentado en la campaña de 2008.

Asimismo, en campaña citada la Consejería de Cultura, Patrimonio Histórico y Museos del Cabildo, en cuyos trabajos ha invertido  18.000 euros, perseguía determinar con precisión mediante el uso combinado de técnicas tradicionales (planimetría subacuática) y levantamiento fotogramétrico (Photoscan) la fecha posible del naufragio, así como la función de la embarcación, posible destino y pabellón del mismo.

La prospección se llevó a cabo a unos 3-4 metros de profundidad, en un fondo de arenas y piedra de la zona de costa de El Burrero. Según los expertos, la cercanía de los restos a la costa y la escasa profundidad a la que se hallan han influido notablemente sobre este yacimiento. Erosión, expolio y antropización han sido una constante en la historia de este naufragio.

A partir de los primeros indicios, el equipo de arqueólogos subacuáticos ha podido determinar que nos hallamos ante una embarcación de cierto porte, con construcción a esqueleto previo, datada probablemente a mediados del siglo XVIII. De momento, el sistema de construcción (uso de encabillado de madera, presencia de un doble forro de madera, presencia de claras notables entre cuadernas) apunta a una posible procedencia inglesa.

Restos recuperados

Algunos restos del pecio hundido en las aguas de El Burrero

 

Asimismo, se ha documentado la abundante presencia de piedras de sílex, si bien esta intervención deja claro que la función principal del mismo era la de servir de lastre del barco (y no la de pedernal de armas de fuego, como se había sugerido en otras intervenciones). Este dato permite también vincular la construcción del barco a las costas inglesas o europeas, donde esta materia prima es muy abundante (y existía una compra y venta de lastre registrada en documentos de la época).

Por otra parte, la cerámica hallada en este contexto se reduce a fragmentos muy escasos de unas producciones de cerámica denominadas  “a la sal” (Stoneware), que se inician en Renania (Alemania) en el siglo XVI y son posteriormente imitadas por los talleres de Devon (Inglaterra)  en el siglo XVII y XVIII.

Se han documentado también restos de pipas cerámicas, muy usadas en los contextos marineros de la época, con marcas de fabricación que podrían situar su fabricación entre Holanda e Inglaterra entre los siglos XVII y XVIII. Asimismo, se han recuperado restos de la cubertería de a bordo, como un cucharón de peltre con restos de decoración barroca, posiblemente empleado para el servicio de oficiales.

Una cuchara localizada en el fondo del mar

En 1741, siendo Capitán General Andrés Bonito Pignatelli, entran en la  ensenada de Gando dos barcos corsarios ingleses procedentes de Funchal (Madeira) para capturar un buque español llamado El Canario, que estaba fondeado en la bahía para ser reparado. Tras repeler el ataque, los corsarios huyen hacia el sur. La hipótesis mantenida por los investigadores mantiene que la corbeta corsaria, muy dañada y con pocos supervivientes según el relato de Viera y Clavijo, posiblemente no fue capaz de maniobrar en su huida y, tras una operación a la desesperada posiblemente encalló con el roque y terminó por hundirse en la playa de El Burrero.

A la propuesta de delimitación del yacimiento arqueológico se sumó la operación de cubrimiento de los restos con arena una vez finalizada la intervención para su protección.

Hay que recordar que el citado pecio de la playa de El Burrero figura en la carta arqueológica del municipio de Ingenio con el número de registro 11.032 y que fue el primer yacimiento subacuático de esta naturaleza excavado en Gran Canaria con un permiso administrativo. Según los especialistas posee características únicas en el Archipiélago Canario dado que de momento es el único pecio documentado de época moderna con restos de estructura de madera. Este hecho lo dota de unas características excepcionales, tanto para el estudio de la historia naval durante el antiguo régimen como para la difusión de aspectos relacionados con dicha actividad, con el comercio, el transporte antiguo y el patrimonio cultural subacuático en Gran Canaria.

16 piezas de artillería

Pasado medio siglo desde su descubrimiento y tras cuatro intervenciones arqueológicas desarrolladas en 1962, 1968, 1994 y 2008, el Cabildo vuelve a insistir en los restos de la embarcación sumergida en El Burrero, uno de los sitios arqueológicos subacuáticos más interesantes de Gran Canaria, tanto desde el punto de vista histórico-científico como patrimonial.

16 nuevos yacimientos subacuáticos

De los 132 nuevos enclaves que el Cabildo de Gran Canaria ha incorporado recientemente a la Carta Arqueológica de la isla que no se actualizaba desde hace 14 años, 16 son de carácter subacuático, lo que constituye algo más del 10 por ciento del total y representa un área delimitada de 819,20 hectáreas. Se pretende con ello proteger uno de los bienes patrimoniales más frágiles y de más compleja tutela como son los restos subacuáticos.

Según la Convención para la Protección del Patrimonio Cultural Subacuático, integran este patrimonio “todos los rastros de existencia humana que tengan un carácter cultural, histórico o arqueológico, que hayan estado bajo el agua, parcial o totalmente, de forma periódica o continua, por lo menos durante 100 años”.

Por su parte, la Ley de Patrimonio Histórico de Canarias define el patrimonio arqueológico canario como aquel integrado por los bienes inmuebles y muebles –por ejemplo, los pecios- de carácter histórico susceptibles de ser estudiados con metodología arqueológica, hayan sido o no extraídos y tanto si se encuentran en la superficie como en el subsuelo o en el mar territorial.

 

4
Feb 18

Visitas guiadas al Barranco Guiniguada

El Cabildo organiza tres visitas guiadas para descubrir el patrimonio histórico que guarda el Barranco Guiniguada

 

  • El lunes, 5 de febrero se abre el plazo de inscripción para asistir a esta iniciativa que discurrirá a pie por su cauce a través de casi diez kilómetros

 

La Consejería de Cultura del Cabildo de Gran Canaria abre el día 5 de febrero el plazo de inscripción para el centenar de plazas disponibles para las tres visitas guiadas gratuitas programadas al Barranco del Guiniguada en el marco de su nueva iniciativa ‘Patrimonio a pié’, los días 10, 15 y 24 del presente mes.

Hasta el día 7 de febrero tienen de plazo los interesados para solicitar información o cumplimentar su inscripción a través de la nueva web de gestión de visitas guiadas de la Unidad de Patrimonio Histórico http://visitas.grancanariapatrimonio.com o de manera presencial en la Oficina de Información y Atención al Ciudadano del Cabildo de Gran Canaria, en la calle Bravo Murillo, 23, accediendo por Pérez Galdós, de lunes a viernes, de 8.30 a 14.00 horas.

Los asistentes dispondrán para su traslado a Tafira de una guagua gratuita (solo ida) los días indicados, que saldrá desde la Fuente Luminosa, en Las Palmas de Gran Canaria, a las 9.00 horas. La duración aproximada de la visita que recorrerá casi diez kilómetros del Guiniguada (dificultad media) será de 3 horas y media. Solamente se utilizará guagua en el trayecto Fuente Luminosa-Tafira, el resto de la visita (Tafira-Centro de Las Palmas de Gran Canaria) se realizará a pie por el cauce del barraco por caminos de tierra.

La visita que impulsa la Unidad de Patrimonio Histórico del Cabildo plantea un recorrido desde el Maipez, junto al Jardín Canario, hasta llegar a la boca del barranco, en el Pambaso, junto al risco de San Nicolás, con casi 10 kilómetros de recorrido a pie por la pista que circula por el fondo del cauce.

La iniciativa que estará dirigida por el antropólogo y técnico del área de Patrimonio Histórico de  la Consejería de Cultura, José González, asistido por la empresa Tibicena, explicará a los asistentes el protagonismo del barranco en la historia del desarrollo urbano de la ciudad fundacional, la ciudad histórica y contemporánea. Durante la visita se abordará cómo se reforzó el caudal como fuente de agua a partir del trasvase de la Mina de 1501 y el papel que tuvo en la economía azucarera que inicia el despegue mercantil de la historia de Gran Canaria.

Se prestará especial atención a los recursos del patrimonio hidráulico que jalona el barranco como la Fuente Morales o a los sistemas de minas de su cauce, a los estanques de arcillas expansivas y a los realizados en cuevas o albercones, a las  canalizaciones y toda la extensa cultura del agua que tiene reflejo material en los lados y fondo del cauce del Guiniguada.

Hay que recordar que los acondicionamientos de importantes bancales o terrazas de cultivos con muros de defensa del cauce y paredes de nivelación, sigue dibujando hoy en día un paisaje de escalones de plataneras que da cuenta de un episodio del penúltimo monocultivo de la isla, en donde su capital, además, mantiene una de las reservas de suelo agrario más importantes.

Las infraestructuras del molinerías abandonadas que podremos observar en el recorrido, los recursos botánicos de la vegetación propia de este tramo bajo del Barranco del Guiniguada, así como la secuencia de los asentamientos desde los yacimientos prehispánicos en cuevas hasta los núcleos periurbanos que tienen en el barranco una ventana en el tiempo, constituyen otro atractivo de esta visita guiada como testimonio de una memoria colectiva y de un patrimonio intangible de usos y saberes acumulados.

Guiniguada: un cauce de historia

Antes de que llegaran los europeos a Gran Canaria, los antiguos canarios labraron en el barranco parte de los asentamientos a la orilla de lo que fue el Río Guiniguada, convertidos hoy en yacimientos del cauce. Tras la Conquista y con la ciudad fundacional al borde de su delta, se intensificaron los usos y aprovechamientos del barranco.

Así, en 1501 se abrió en su cabecera la primera gran obra hidráulica de trasvase: La Mina, que dio nombre a un tramo importante del cauce, y que permitió el despegue del Real de Las Palmas y algunas industrias del primer monocultivo. A lo largo de los siglos este barranco siguió ofreciendo recursos cuyo aprovechamiento supuso la construcción y modificación del fondo y sus orillas.

19
Dic 17

Salida del sol en el solsticio de invierno

El Cabildo de Gran Canaria celebra en la Mesa de Acusa la salida del sol en el solsticio de invierno

 

Los días 21 y 22 de diciembre el Cabildo grancanario celebra las dos visitas guiadas gratuitas previstas por su Unidad de Patrimonio Histórico para contemplar la salida del sol en la Mesa de Acusa de Artenara, coincidiendo con el solsticio de invierno, justo detrás del imponente Roque Bentayga. Será la última actividad del año que se desarrolle en el marco de su programa denominado ‘Yacimientos Estrella’.

Durante las aproximadamente tres horas que durarán las dos visitas dirigidas por el arqueólogo e inspector del Cabildo, Javier Velasco, el técnico José González y por personal de la empresa Tibicena, los asistentes a las mismas podrán interpretar los  valores  patrimoniales y culturales  de  este emblemático  paisaje cultural  y  su posible  relación como marcador  astronómico.

El Bien de Interés Cultural de Acusa es un conjunto de asentamientos  localizado bajo el escarpe situado junto a la Mesa que le da nombre. Esta plataforma agrícola, concentró uno de los espacios históricos en cuevas más importantes del poniente de Gran Canaria y  entre los que sobresalen los conjuntos de  Acusa Seca, El Álamo, La Candelaria, Cruz de Esquina, Fortamaga, El Hornillo y Acusa Verde.

Los restos arqueológicos de cuevas funerarias, cuevas de habitación, graneros, corrales, arte rupestre…y su convivencia con el poblamiento histórico tradicional  hace que estemos ante una de las mejores muestras de la evolución del patrimonio  de Gran Canaria.

Yacimientos Estrella. El programa en el que se inscribe la actividad persigue la difusión, sensibilización y puesta en uso del patrimonio arqueológico de la isla mediante singulares visitas guiadas destinadas a la observación de los cielos desde sus yacimientos arqueológicos más emblemáticos.

Los antiguos grancanarios desarrollaron un profundo conocimiento del cielo y sus ciclos, lo que les permitía organizar su vida doméstica y religiosa. Existen incluso crónicas que hablan de la celebración de festividades prehispánicas conectadas con la posición del sol, la luna y las estrellas. Otros yacimientos de la Isla vinculados a equinoccios o solsticios y en los que el Cabildo viene celebrando visitas son los de Bentayga, Risco Caído, Cuatro Puertas o La Guancha, entre otros.

 

19
Nov 17

Visita guiada a la Cueva Pintada de Gáldar

El Cabildo abre el plazo de inscripción para las dos visitas guiadas al Museo y Parque Arqueológico Cueva Pintada

Se llevan a cabo el día 25 de noviembre y descubren los materiales localizados en la última intervención arqueológica llevada a cabo en verano

            Burgaos decorados

El día 20 de noviembre la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico del Cabildo de Gran Canaria abre el plazo de inscripción para las dos visitas guiadas gratuitas al Museo y Parque Arqueológico Cueva Pintada de Gáldar, previstas en por la mañana y por la tarde del día 25 de noviembre y planteadas con el objetivo de dar a conocer los materiales recuperados en la última campaña de excavación realizada durante el curso del pasado verano.

                      Pintaderas

Las dos visitas, planteadas en dos turnos (uno a las 9.00 horas y otro vespertino a las 16.00 horas), duran una hora y media y serán dirigidas por el arqueólogo Hacomar Babón.

La iniciativa se enmarca dentro del programa divulgativo denominado ‘Patrimonio Abierto’ impulsado por el Servicio de Patrimonio Histórico de la Consejería de Cultura del Cabildo de Gran Canaria, que descubre al público, de manera cercana y directa, las labores arqueológicas que se llevan a cabo en distintos enclaves de interés patrimonial de la Isla en los que la citada Corporación está llevando o ha llevado a cabo intervenciones de distinta naturaleza.

Los interesados e interesadas pueden solicitar información y tienen de plazo para cumplimentar su inscripción del 20 al 22 de noviembre, a través de la nueva web de la unidad de Patrimonio Histórico www.visitas.grancanariapatrimonio.com o de manera presencial en la Oficina de Información y Atención al Ciudadano del Cabildo de Gran Canaria, en la calle Bravo Murillo, 23, accediendo por Pérez Galdós, de lunes a viernes, de 8.30 a 14.30 horas. Las plazas están limitadas por visita. Los asistentes dispondrán para su traslado al Museo y Parque Arqueológico Cueva Pintada de una guagua gratuita el día indicado, que saldrá desde la Fuente Luminosa de la capital grancanaria.

Las visitas permitirán que las personas inscritas conozcan los materiales recuperados por los arqueólogos en las estructuras 61, 12 y 53 del antiguo poblado durante la última campaña llevada a cabo en este recinto que estuvo ocupado por los antiguos habitantes de la zona entre los siglos VII y XVI d.C y que fue escenario de continuas transformaciones, tanto en época prehispánica como tras la conquista y colonización de la isla.

               Moneda importada

En la última campaña veraniega se localizó una notable cantidad de materiales arqueológicos, entre los que destacan dos nuevas pintaderas, una de diseño triangular y otra romboidal, así como varios burgaos decorados, restos de fauna y cerámicos, un pendiente de metal y una moneda, en concreto una Blanca de Castilla, entre otros.

Esta campaña, la CPG.2017, es la quinta que se acomete desde la apertura del Museo y Parque Arqueológico Cueva Pintada y la decimonovena si se tienen en cuenta todas las realizadas en el área desde el año 1987. Esta sucesión de campañas de excavación llevadas a cabo en esta zona arqueológica ha permitido recuperar casi 5.000 metros cuadrados del antiguo Agáldar, un poblado prehispánico que ofrece dataciones que oscilan entre los siglos VII y XVI d.C.